0

Todo lo que tienes que saber sobre la obesidad.

Si bien es cierto, la obesidad es una enfermedad crónica tratable que aparece cuando existe un exceso de tejido adiposo, es decir, cuando hay exceso de grasa en el cuerpo.

Causas de la obesidad

Hay múltiples causas para la obesidad. Puede ocurrir por una mala alimentación o la falta de ejercicio físico, además, existen factores genéticos y orgánicos que inducen su aparición.

De igual manera, pueden influir los factores socioeconómicos. En algunos países desarrollados, la frecuencia de la obesidad es más del doble entre las mujeres de nivel socioeconómico bajo que entre las de nivel más alto.

Prevención

Es necesario prevenir la obesidad, ya que es una enfermedad crónica que posee un gran impacto en la calidad de vida del paciente y es un factor de mucha importancia para el padecimiento de múltiples enfermedades. Según los expertos, la prevención desde la infancia es imprescindible para reducir las cifras de esta pandemia.

Para prevenir la obesidad debemos hacer un cambio de hábitos en la alimentación y en la actividad física.

Por lo que, para rebajar el sobrepeso debemos mantener una alimentación equilibrada y un plan regular de ejercicio físico. Aunque, es necesario tener presente que las dietas muy restrictivas nunca son saludables porque provocan una importante pérdida de masa magra, es decir, de masa muscular, y favorecen los trastornos alimentarios. Por tanto, un plan alimentario ideal para actuar contra el sobrepeso siempre ha de ser con una mínima restricción de calorías.

Para ello, tendremos en cuenta la siguiente selección de alimentos:

  • Lácteos: la leche y los yogures deben ser desnatados, y los quesos sin grasa. Se aconsejan 2-3 raciones al día para asegurar un aporte adecuado de calcio.
  • Carnes y pescados: se deben seleccionar cortes sin grasa y, si tienen un poco de grasa, retírala antes de la cocción. En el caso de las aves, es necesario quitar toda la piel. De igual forma, se debe evitar los alimentos ricos en grasa saturada, como los embutidos y el tocino. Además, es recomendable consumir pescado al menos tres veces a la semana.
  • Huevos: este es un alimento muy completo que presenta una proteína de alto valor biológico. Es preferible ingerirlo cocido o pasado por agua, evitando así, comerlo frito.
  • Cereales, legumbres y tubérculos: estos alimentos aportan, principalmente, hidratos de carbono complejos, muy útiles en el control del apetito porque aumentan la sensación de saciedad.
  • Frutas y verduras: elige frutas crudas de consistencia firme, evitando las piezas cocidas o los batidos ya que aportan menor saciedad. De igual modo, es recomendable mantener un alto consumo de verduras y hortalizas. Lo ideal es consumir al menos cinco raciones diarias entre frutas y verduras.
  • Grasa y aceites: utiliza métodos de cocción que precisen poca grasa como comidas a la plancha o al horno, reduciendo el uso de frituras, salsas grasas y rebozados. Te aconsejo que uses aceite de oliva virgen extra.
  • Azúcar y derivados: debes restringir los alimentos con alta concentración de azúcares, como la azúcar, la mermelada y los refrescos. En su lugar, utiliza edulcorantes y refrescos dietéticos que no aporten calorías.

Ojo: ten cuidado con los jugos naturales; muchas veces los tomamos pensando que por ser naturales no le estamos haciendo daño al cuerpo; pero si los tomamos en exceso si le haremos daño a nuestro cuerpo ya que las frutas están compuestas por un cierto porcentaje de azúcar y más el azúcar que le echamos; creamos una gran concentración de azúcar que nos hará daño.

De igual manera; es importante recordar que mantener una actividad física regular es imprescindible en el tratamiento del sobrepeso; especialmente durante la etapa de mantenimiento; para evitar la recuperación del peso perdido.

Y ya que sabemos que es el sobre peso y que alimentos debemos tener en cuenta para evitarlo; te dejaré una receta con la que podrás sustituir las sodas y otros productos industriales.